En Asesoría Emprendedor conectamos personas interesadas en entregar y personas en tomar negocios existentes. Los beneficios del traspaso de negocios son múltiples. En este artículo los detallamos.

Traspaso de negocio

Por distintas razones un propietario puede querer dejar su negocio, ya sea porque se quiera jubilar, quiera darle a su carrera un nuevo rumbo profesional, los márgenes de ganancia no rinden como espera o porque, tras una sucesión, los herederos tienen otros planes distintos a los de seguir el negocio familiar. Ese caso surgen algunas preguntas difíciles: cómo hacer el traspaso de un negocio, a quién le puede interesar ese, y cómo hacer para no perder años de trabajo y reputación en un cierre.

Por otra parte, desde la perspectiva del comprador, emprender no siempre implica tramitar todas las licencias y gestiones necesarias desde cero. Muchas veces, la mejor forma de ingresar rápidamente a un sector es hacerse propietario de un negocio que ya esté funcionando.

Para esto existe el traspaso de negocios, un servicio que Asesoría Emprendedor brinda desde hace varios años.

¿Porque un traspaso de negocios?

La crisis sanitaria lamentablemente ha puesto a muchos negocios en aprietos. Pero también ha dado a muchas personas la posibilidad de reinventarse profesionalmente y buscar nuevos horizontes. La agilidad comercial hace que este sea un tiempo propicio para explorar este instrumento y por eso desde Asesoría Emprendedor queremos darlo a conocer.

¿En qué consiste traspasar un negocio?

Vender un negocio es bastante más complejo que vender un inmueble o un vehículo: es vender también los licencias, el mobiliario, los equipos informáticos, la maquinaria, la rotulación, la página web, la imagen corporativa y también la cartera de clientes, uno de los activos más importantes de todo negocio. Es decir, incluye todos los activos tangibles e intangibles.

¿Cuánto vale un negocio?

Como todo valor, siempre hay una cuestión subjetiva de fondo y, como norma general, todo negocio vale lo que un comprador esté dispuesto a pagar. Pero si necesitamos estimar un valor previo a que aparezca ese comprador podemos, tenemos dos opciones.

  1. Realizar un inventario exhaustivo de los activos incluidos en el negocio. Esto nos ayudará a poder ver cuánto vale la propiedad del negocio y es una metodología útil si pensamos vender el negocio por partes.
  2. Actualización del flujo de caja. Esto nos dará una visión integral de la situación del negocio, ya que podremos evaluar cuánto beneficio puede generar ese negocio independientemente del patrimonio que tenga.

Ejemplos de valor de negocios

A modo de ejemplo, dos negocios que tengan activos valorados en 20.000 € pueden tener un valor muy distinto en función de en cuánto tiempo el comprador espera recuperar el dinero invertido.

De manera análoga, si quiero vender un negocio que genera un beneficio de 100.000 € al año, consideraré esa cifra como un aspecto importante de negociación, de modo que si encuentro un interesado que entienda razonable recuperar su inversión en un plazo de 5 años podré vender el negocio en 500.000 €, sin entrar a considerar los activos que el negocio tenga.

Elementos a considerar

En cualquier caso, el negocio puede valer varias veces el beneficio generado en un año, que es un criterio que suele usarse en la bolsa y en muchas plataformas de transacciones comerciales.

De esta manera, los negocios más apetecibles son los que combinan un ratio alto en el valor de negocio (cantidad de veces por las que se multiplica el beneficio anual) con un bajo riesgo.

Lo primero: siempre redactar un contrato de compraventa, que en este caso se llama “contrato de cesión del negocio”. Aquí se establecen los activos que se ceden, con sus derechos y obligaciones. En este contrato se incluye:

Alquiler

Un ejemplo típico es el derecho del alquiler para poder hacer usufructo de las mismas instalaciones en las que el negocio estaba instalado. De nada serviría comprar un negocio cuya ubicación sea una de las principales fortalezas, si al día siguiente el propietario del inmueble cancela ese contrato del local.

Por eso, en nuestro servicio de asesoramientos de traspaso acordamos con los arrendadores de los inmuebles para asegurar que los derechos y obligaciones del antiguo explotador del negocio se mantengan con el nuevo. De esta forma, al traspasar un negocio solemos recomendar firmar un nuevo contrato de alquiler en las mismas condiciones. 

Obligaciones de pago

Otro de los aspectos que suelen influir en la negociación es el traspaso de las obligaciones de pago. En este grupo se encuentran las indemnizaciones a los trabajadores, los pagos y relaciones con proveedores, las deudas con Hacienda y Seguridad Social, por lo que se trata de un protocolo que es necesario repasar, ya que el nuevo propietario del negocio también asumirá compromisos de la anterior propiedad.

Este último punto es importante porque muchas veces escuchamos frases como “de esto no me ocupo porque las deudas son del anterior dueño”. Si es un negocio es probable que las deudas y compromisos sean del negocio, y no de la persona, por lo que, si el negocio se traspasa, la deuda también.

También suelen incluir los derechos de explotación o licencias administrativas que en su día fueran concedidas al antiguo propietario del negocio.  

¿En todos los casos hay un contrato?

Aunque sea recomendable por seguridad y claridad, no todos los traspasos se realizan con un contrato. De hecho, la administración pública distingue dos tipos de traspasos:

  • Traspaso táctico: cuando no se ha firmado un contrato.
  • Traspaso explícito: cuando el contrato se ha firmado y lo has registrado en la Xunta.

Los los traspasos tácitos se dan cuando se comprueba que el titular del negocio es otro, pero el comercio mantiene su nombre, su plantilla de empleados y su cartera de clientes, por lo que los derechos y obligaciones del anterior dueño se transfieren al nuevo.

Por esta razón recomendamos que los traspasos se realicen con contratos registrados y documentados en los que todos los detalles de la transacción queden definidos de antemano.

¿Qué costos implica el traspaso de un negocio?

Los traspasos no tienen costo y están exentos de impuestos como IVA o ITP, siempre que se definan como unidad de negocio, a diferencia de que si se vendiera por partes.

Este detalle no es menor cuando se consideran los aspectos contables. Por ejemplo, si la maquinaria de un negocio se vende como tal y solo esa parte entonces deberá pagar impuestos. Sin embargo, si es todo el negocio el que se traspasa la operación no paga impuestos.

¿Comprar un negocio equivale a comprar la empresa?

No. Ese sería un trámite distinto. Traspasar un negocio implica que dos partes –normalmente dos empresas– se ponen de acuerdo en realizar el traspaso de un negocio, lo cual es diferente a que una empresa compre a otra en cualquiera de sus modalidades (absorción, fusión, compraventa de participación, etc.). Si bien esta diferencia puede no resultar evidente en las operaciones inmediatas, ambos mecanismos tienen sus propias particularidades y diferencias.

Conozca las subvenciones para traspaso de negocio

En Asesoría emprendedor lo acompañaremos en todo el proceso de tramitación de la subvención
Call Now ButtonLLAMA AHORA
Abrir chat
Reserva Tu Consulta AHORA Aquí!!